EE.UU. ofrece 26 millones de dólares para impulsar agricultura en Puerto Rico

Puerto Rico se refuerza en seguridad alimentaria gracias a una millonaria donación del Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

Foto: EFE ArchivoFoto: EFE Archivo

El Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA) ofreció 26 millones de dólares para impulsar el crecimiento de la agricultura en Puerto Rico y favorecer así una mayor seguridad alimentaria en una isla que importa más del 80 % de la comida que consume.

Así lo anunció el Departamento de Agricultura de Puerto Rico, que detalló que las autoridades federales están ofreciendo seminarios a través de internet para orientar a los agricultores sobre sus programas para promover la seguridad alimentaria.

“USDA actualmente tienen 26 millones de dólares disponibles para el desarrollo agrícola. Los agricultores puertorriqueños pueden beneficiarse de estos fondos”, explicó la secretaria de Agricultura, Myrna Comas en un comunicado.

Según dijo, los fondos están disponibles a través de los Programas de Mercados de Agricultores; de Promoción de Alimentación Local y de Cultivos Especiales.

“Aquellos interesados en solicitar estos programas o ayudas deben comunicarse con el Fondo de Innovación y Desarrollo Agrícola del Departamento de Agricultura del Estado Libre Asociado de Puerto Rico”, añadió.

A comienzos de mes USDA y el Gobierno de Puerto Rico firmaron además dos acuerdos de colaboración para incentivar la creación de pequeñas y medianas empresas (pymes) dedicadas a la agricultura, así como la formación de estudiantes universitarios en esta industria.

“USDA proveerá a estos estudiantes la oportunidad de obtener una valiosa experiencia en nuestras oficinas en la isla, lo que les ayudará a encontrar empleo en el futuro”, dijo Elvis Córdova, asistente subsecretario de Mercados y Programas Reguladores del citado departamento federal.

Junto al turismo, la agricultura es uno de los pocos sectores que da muestras de crecimiento en Puerto Rico, sumida en una recesión desde hace 10 años y con una crisis de liquidez que le ha obligado a convocar a sus bonistas para tratar de reestructurar la deuda.

Ello, mientras el Gobierno tiene dificultades para mantener la prestación de servicios públicos y el pago de las nóminas y pensiones. EFE